Mientras en Lima, Perú, se incendiaba una gran imagen de Cristo colocada frente al océano Pacífico, las autoridades chilenas duplicaron el personal en las fronteras para acoger a la avalancha de argentinos que se espera que lleguen durante la visita de tres días del Papa Francisco a Chile.

En largas caravanas de vehículos, decenas de miles de personas comenzaron a cruzar la frontera de Argentina hacia Chile para acudir a la visita que hará el Papa Francisco al territorio chileno.

Pese a que, con la gira por Chile y Perú, Francisco habrá viajado seis veces a Sudamérica en sus casi cinco años de papado, sus compatriotas todavía no lo han podido ver en su país.

En tanto, la Policía Nacional del Perú afirmó que el incendio que durante la madrugada del sábado afectó la imagen de Cristo fue causado por un cortocircuito.

La falla se dio por “la fuerte humedad en la zona, sumada a la exposición de los cables en la base del monumento”.