Los Estados Unidos fueron golpeados por fuertes tormentas nevadas de las que ni nuestras cobijas de tigre nos salvan. Se reportó una lluvia de iguanas; caían congeladas de los árboles en Florida. Pero al parecer, y no se trata de un anuncio publicitario, los automóviles de Elon Musk son más confiables de lo que creíamos.

En Raleigh, California del Norte, Ben Spreen con su Tesla Model X remolcó un remolque. Según Spreen, se trató de una tarea sencilla: “No fue difícil para el coche ni se calentaron las baterías”. Fue como jalar bicicletas.

El video, compartido por Kyle Conner, ya cuenta con más de 75 mil reporducciones:

<iframe src=”https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F