La Comisión Permanente exhortó a la Procuraduría General de la República (PGR) y a la Fiscalía General del Estado de Veracruz, así como al Sistema Nacional de Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, a que en el marco de sus respectivas atribuciones informen sobre medidas y acciones emprendidas en materia de lucha contra la violencia de género y protección a las mujeres.

El documento, turnado por la Primera Comisión -Gobernación, Puntos Constitucionales y Justicia- da cuenta de datos oficiales que señalan que “tan solo en Veracruz hay 164 mujeres desaparecidas, mientras que organizaciones locales dicen que son cerca de 500. Resulta inaceptable que los efectos de esta guerra contra el narco estén tan normalizados y tan presentes en todos los ambientes de nuestra vida”.

Enfatiza que una de las expresiones de la desigualdad de género en nuestro país es el hecho de que las desapariciones de mujeres, producto de la guerra contra las drogas, han pasado prácticamente desapercibidas. Las cifras oficiales hablan de 7 mil mujeres y niñas desaparecidas, pero las no oficiales son mucho más altas.

“Esto se suma al poco valor que otorga la procuración de justicia a la vida de las mujeres, pues según Rupert Knox, quien hasta 2015 fue jefe de investigaciones de Amnistía Internacional en México, las oportunidades de desaparecer, violentar o matar mujeres y niñas están vinculadas con la certeza de que nadie hará nada serio para protegerlas”, se agrega.

En noviembre de 2011, en medio de la mayor crisis de violencia que nuestro país ha vivido en su historia reciente, y en un rango de 3 noches, desaparecieron, por lo menos, 50 mujeres en Xalapa, la capital de Veracruz.

Según una investigación de The Guardian, la mayoría de las mujeres desaparecidas esas tres noches tenían alrededor de 20 años y eran de origen humilde, entre las que se encontraban madres solteras, trabajadoras sexuales, estudiantes e, incluso, algunas aspirantes a reinas de belleza.