Hace 18 años, absolutamente nadie imaginaba el legado que Thomas Edward Patrick Brady Jr. ha construido y seguirá construyendo en la NFL.

Mucho menos se pensaba que estaría dirigiendo los destinos de una franquicia hacia su octavo Super Bowl en todos esos años.

La de Tom Brady es una historia que ha callado muchas bocas, cautivado a millones y que lo ha llevado a quizá ocupar el sitio más privilegiado del Olimpo de los mariscales de campo de la NFL.

Brady y los Patriots de Nueva Inglaterra aparecerán juntos por octava ocasión en un Super Bowl, todo un logro sin precedentes en la historia del deporte de las tacleadas, y que parece no tener una fecha de caducidad inmediata.

El mariscal de campo de los Patriots posee récords de apariciones en Super Bowls, cantidad de este tipo de encuentros ganados para un jugador de su posición, pases intentados en toda la historia del juego, envíos completos, anotaciones y yardas por pase, quizá las estadísticas más valiosas para un jugador que desempeña la posición más importante del emparrillado.

Y parece que no va a desacelerar. Apenas hace menos de un año, el “12” de los Pats protagonizó la remontada más importante en la historia del Super Bowl, cuando con menos de 20 minutos por jugar en la edición LI y 25 puntos detrás, comandó a su equipo a una victoria de 34-28 en tiempo extra.

Además, Brady es un jugador que con el paso de los años se ha preocupado más por su bienestar físico, cambiando radicalmente su dieta y su forma de ejercitarse, pues es su deseo llegar a jugar más allá de los 43 años, una meta que a la fecha, suena más que realista, sólo hay que voltear a ver lo que hace en cada encuentro.
LA CIFRA

Seis mariscales de campo fueron tomados antes que Brady en el Draft del año 2000; entre todos, hicieron 191 apariciones en la NFL y ninguno duró más de 11 temporadas en la Liga.

Entonces, el egresado de la Universidad de Michigan no tenía la pinta de ser el mariscal de campo más exitoso de todos los tiempos en la NFL.

Los captadores de talento vieron en Brady a un jugador que no aspiraba más que ser el tercer mariscal de campo en cualquier equipo. En su reporte del Draft dijeron que Brady “tiene una pobre complexión, carece de estatura y fuerza. Carece de movilidad y capacidad para evitar la presión, no tiene un brazo fuerte y no lanza una buena espiral. Un jugador de sistema propenso a cometer errores si se le pide improvisar; es fácil de derribar”.

Dieciocho años después, TB12 probó todo lo contrario.